Ministerio Hispano

"Pues el Señor su Dios es el Dios de los dioses y el Señor de los señores: el Dios grande, fuerte y temible que no hace distinción de personas ni acepta sobornos; que hace justicia al huérfano y a la viuda, y ama al extranjero suministrándole pan y vestido. Amen ustedes también al extranjero…" (Dt 10,17-19).

“Pero en todo esto, es el mismo y único Espíritu el que actúa, distribuyendo sus dones a cada uno en particular como él quiere. Así como el cuerpo tiene muchos miembros, y sin embargo, es uno, y estos miembros, a pesar de ser muchos, no forman sino un solo cuerpo, así también sucede con Cristo. Porque todos hemos sido bautizados en un solo Espíritu para formar un solo Cuerpo ¿judíos y griegos, esclavos y hombres libres? y todos hemos bebido de un mismo Espíritu. El cuerpo no se compone de un solo miembro sino de muchos.” (1 Cor 12: 11-14)






Bienvenidos queridos hermanos y hermanas en nuestro Señor Jesucristo:

Las Sagradas Escrituras son muy claras respecto al amor tan grande que nuestro buen Dios tiene a nuestros hermanos que vienen de otros países; nosotros como hijos de Dios y humildes servidores, también sentimos esamor profundo por todos ustedes, y hacemos nuestras las palabras que el Papa Benedicto XVI manifestó en el Ángelus del 19 de junio de 2005: “quien debe dejarlo todo, a veces incluso la familia, para evitar graves dificultades y peligros. . . [debe sentir] a la Iglesia como una patria donde nadie es extranjero”.

Todos somos extranjeros en este mundo porque Dios es nuestro Padre y nuestra patria es el cielo. Por este motivo, la Iglesia Católica de Waseca tiene el deseo de cuidar de las almas de los miembros de la comunidad hispana de esta ciudad; es por eso que invitamos a todos: Católicos y no Católicos, algunos que tal vez venían pero que ya no vienen por distintos motivos, a renovar el compromiso que adquirimos con Dios y con su Iglesia cuando fuimos bautizados; en pocas palabras, a renovar la fe que hemos descuidado y que es necesaria para «Salvar el alma» y llegar a la patria celestial.

La Iglesia apoya a los inmigrantes mediante esfuerzos de servicio, enseñanza social e instrucciones sobre cómo vivir la fe. El mensaje de amor de Dios nos guía como nación para enfocarnos en el bien común mediante la justicia y la misericordia, y para trabajar para aliviar las condiciones que obligan a las personas a abandonar su país natal, y para proteger sus derechos cuando residan entre nosotros.

Amigos hispanos, en este breve mensaje quiero manifestarles las mismas palabras con que San Pablo se dirigía a la comunidad cristiana de Roma: “Porque tengo la certeza de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los principados, ni lo presente ni lo futuro, ni los poderes espirituales, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra criatura podrá separarnos jamás del amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor” (Rom 8, 38-39).

Que la bendición de Dios Padre que les ama con eterno amor, la bendición de Dios Hijo que fue llamado del exilio en Egipto para ser nuestro Salvador, y la bendición de Dios Espíritu Santo que les guía para extender el Reinado de Jesucristo dondequiera que estén desciendan sobre ustedes y los conserven siempre. Que el manto protector de nuestra Madre la Virgen de Guadalupe este con ustedes siempre.

"Vive en Cristo para que tengas una vida  Completa"


Catolicos Regresen - videos

 

Nuestra Señora de Guadalupe